Con galanteo caemos!

Presumida May 27, 2010 0

Indudablemente, la atracción física entre dos personas es importante para iniciar una relación, sin embargo, esto no siempre determina el vínculo, ya que existen parejas que se casan o se convierten en novios de personas que nunca imaginaron que les gustarían. Esto sucede cuando a alguien no le agrada una persona simplemente porque no es su prototipo ideal, pero no consideran que pueden terminar juntos en una relación, porque el deseo y el gusto de las personas cambian con el tiempo debido a que también las circunstancias de vida se van transformando.

El que te guste o no una persona va a depender de las necesidades actuales que vivas en ese momento, pues las situaciones hacen que cambies de parecer, desde un desengaño hasta una mala percepción. Como las personas que dicen: “Yo nunca voy a andar con alguien así” y terminan con uno de ese mismo perfil, señala. “Somos seres cambiantes por naturaleza, podremos tener valores fijos, pero los gustos y deseos nunca permanecen iguales por siempre, lo que puedes desear hoy tal vez mañana ya no te sirva o no te satisface igual. “Es por eso que a veces se dan las relaciones inverosímiles, en donde la mujer acaba casándose con su compañero de escuela de toda la vida, y que jamás le gustó o imaginó terminar con él”.

Cuando se empieza una relación de pareja se involucran muchos aspectos de la persona, desde su historia, necesidades y estilos de comunicación. “Entonces, cuando nos sentimos atraídos por una persona la empezamos a frecuentar, y si las cosas marchan bien entramos en una etapa de enamoramiento, en la cual tendemos a idealizar, disculpar y atenuar cualquier defecto de la pareja, algo que en otro momento no hubiéramos soportado.

“Todos establecemos un tipo de relación a partir de las características de cada uno; aunque es factible que tendamos a repetir las pautas de conducta que hemos aprendido a lo largo de la vida, que al igual pueden ser que en un dado momento ya no sean funcionales”. Muchas personas tienen un desarrollo excesivo en la percepción visual, porque se les ha inculcado la belleza física como un factor determinante para una buena relación. 

“Es cierto que la atracción física interviene mucho cuando dos personas se conocen, pero en el caso de las mujeres esto no suele pasar, porque para ellas no es muy importante, pues tienen más desarrollado el sentido auditivo y el del olfato que el de la vista, en comparación con los hombres que se fijan más en lo físico. “Por eso existen más revistas de cuerpos de mujeres esculturales para ellos, porque por medio de la vista satisfacen más sus deseos sexuales, en cambio, a la mujer con que le digan que la quieran o le hablen bonito es suficiente para que caiga ante la conquista”.

Es por ello que hay parejas disparejas, en donde hay hombres feos que traen como parejas a mujeres muy bonitas.Además, los varones suelen ser muy determinantes y exigentes en las discriminación de aspectos físicos porque son más visuales, agrega, suelen rechazar a las mujeres sólo porque están flacas, gordas, tiene los dientes chuecos o están chaparras. “Aunque también existen las que creen tener un prototipo de pareja, por ejemplo, el que tengan barba, sean altos, fornidos, entre otros, pero estos ideales son sólo patologías tipificadas que en psicología son llamados fetiches, creen que con alguien así funcionará su sexualidad”.

Lo cual algunas veces no funciona y provoca que no se den la oportunidad de conocer bien a la persona. Para ellas es muy importante la determinación y el arte del enamoramiento del varón, ya que esto influye para que terminen aceptando, porque a la mayoría les sigue gustando el galanteo, la cortesía y la caballerosidad por parte del hombre, asegura.Todo depende de las circunstancias, madurez, estado de ánimo y la forma del enamoramiento para aceptar a una persona.

Escribe un comentario »