Quema calorias sin gimnasio

Presumida August 3, 2009 0

Tus distintas actividades cotidianas pueden ejercitar los músculos, mantenerte en forma y cuidar tu línea sin un estricto entrenamiento.

Mantenerte en forma y cuidar la línea sin seguir una rutina estricta de entrenamiento ¡está a tu alcance! Siempre y cuando tomes conciencia de cómo se mueve tu cuerpo y aproveches distintas actividades cotidianas para ejercitar tus músculos y articulaciones.

La actividad física es una de las recomendaciones médicas habituales para prevenir o mejorar infinidad de dolencias, porque hacer ejercicio de manera regular tiene muchas ventajas para la salud física y mental.

Pero la falta de tiempo o de motivación y el estresante y frenético ritmo de vida que nos deja poco tiempo para el ocio hacen que muchas veces ir al gimnasio se convierta en una misión imposible.

Sin embargo tú puedes mejorar tu salud y sentirte a gusto con tu imagen, dedicando tan sólo 30 minutos a poner atención a cómo utilizas tu cuerpo, mientras realizas algunas sencillas tareas en casa o en el trabajo.

Quema hasta 1000 calorias

Hay muchas maneras de quemar grasa. En una hora puedes gastar:

• 120 calorías cantando

• 145 calorías lavando platos o planchando

• 150 calorías limpiando los cristales o conduciendo el coche

• 150 calorías caminando sin prisas

• 165 calorías barriendo el suelo

• 180 calorías paseando al perro

• 250 calorías aspirando

• 260 calorías haciendo otras tareas domésticas

• 350 calorías bailando salsa, merengue

• 360 calorías caminando rápido

• 400 calorías haciendo jardinería

• 420 calorías bajando escaleras

• 1000 calorías subiendo escaleras

Son pequeñas dosis de movimiento que no implican una rutina severa ni tediosa, pero que te ayudan a tonificar la musculatura, mantenerte delgada, mejorar tu circulación y reducir la grasa corporal, cuyo exceso origina numerosas enfermedades, desde diabetes hasta cáncer.

De paso, con actividades físicas como éstas, tu estado de ánimo y autoestima también se elevan, no sólo por efecto del ejercicio, sino porque sabrás que te estás cuidando más. Además el efecto de esta gimnasia es acumulativo, es decir, no es necesario hacer todos los ejercicios juntos, sino que puedes repartirlos a lo largo de tu día.

Gimnasia sin gimnasio

Si realizas las siguientes actividades a lo largo del día, pronto notarás sus beneficios. En pocas semanas comprobarás que algunas prendas que te quedaban ajustadas ya te sientan mejor y que tienes más energía y agilidad para moverte:

• Al despertar. En lugar de saltar de la cama como máquina por las mañanas, pon el despertador unos minutos antes, despiértate y quédate acostada. Mueve los pies hacia arriba y abajo y dibuja círculos en el sentido de las agujas del reloj y en la dirección contraria. También toma tus rodillas con las manos, acércalas a tu torso y retenlas en esa posición 10 segundos. En total dedica un par de minutos a estos ejercicios de cama.

• Rumbo a la oficina. Si tienes que irte al trabajo en metro o autobús, bájate un par de paradas antes de lo usual y sigue el trayecto a pie, caminando a paso ligero y contrayendo el abdomen. Mientras esperas a que llegue el transporte público, carga el peso de tu cuerpo en una y otra pierna alternadamente. Diez minutos diarios de esta “gimnasia callejera” te ayudará a tonificar muslos y piernas.

• En el trabajo. Estando sentada, por debajo de la mesa extiende hacia adelante primero una pierna y después la otra, estira bien los dedos de los pies y mantén la posición unos segundos. Estando de pie, junta las piernas y contrae los glúteos durante 10 segundos, levanta los talones lo máximo que puedas y aguanta un poco. Dedica 10 minutos a este “entrenamiento laboral”.

Escribe un comentario »