Estimula la imaginacion de tus hijos

Presumida August 18, 2009 0

Compartir con un niño la magia de leer un libro es una experiencia inigualable y es durante la infancia cuando debes acercarlo a las letras, para agilizar el desarrollo de su capacidad lingüística. Descubre cómo es que la lectura influye de manera importante en tu hijo y conoce algunas recomendaciones para compartir con él esta actividad tan divertida.

Despierta su interés

Múltiples estudios llevados a cabo por psicólogos y educadores indican la importancia de iniciar la lectura en los niños durante los primeros años y seguir los siguientes consejos:

Estimulación temprana. Inicia el mundo de la lectura con tu hijo antes de que cumpla los dos años, cántale, muéstrale libros con dibujos y lee el texto que lo acompañe, además platica mucho con él y no dejes de inventar pequeñas historias todo el tiempo mientras come, lo bañas o antes de dormir, para estimular su imaginación.

Llénalo de color. Para despertar su interés, elige libros con muchas imágenes y colores que narren historias sencillas, también puedes buscar libros didácticos que incluyan diversas texturas como tela, algodón, sonidos y partes que se mueven, para atrapar por completo su interés.

Nunca impongas. Evita que la lectura se convierta en algo riguroso o en una obligación, para evitar que tu hijo la vea como un momento de fastidio. Sé flexible con los horarios y busca que sea él quien elija el libro que quiere disfrutar.

Llévalo por nuevos mundos. Las bibliotecas son un buen recurso para que los más pequeños se relacionen con los libros y con sus compañeros de lectura de otra manera, además se trata de un factor ideal para que tenga más variedad de títulos.

Leo y aprendo. Según vaya creciendo, es fundamental que busques materiales que le ayuden a desarrollar y estimular su capacidad de aprendizaje, lo hagan relacionarse con otros conocimientos y estimulen su imaginación.

A toda hora y en todo lugar. Leer los letreros y carteles que vea en la calle, rumbo a la escuela o en el súper y ayudarle a escribir su nombre con crayones o letras magnéticas es otra de las maneras de ayudar a los niños de tres o cuatro años a leer.

Tú eres ejemplo. Recuerda que lo que se ve en casa siempre queda mejor arraigado. Una de las mejores maneras de enseñar a tu pequeño a leer es que te vea haciéndolo a ti. Comparte con él la compra de nuevos títulos y aliéntalo a seguir tus pasos.

Escribe un comentario »