Pesadillas infantiles

Presumida April 7, 2010 0

¿Tu pequeño sufre trastornos a la hora de dormir? ¿Se levanta angustiado porque sus sueños se han convertido en pesadillas? Algunas cosas que debes saber para llevarle tranquilidad a tu chiquito y recobrar el sueño perdido.

¿Qué es una pesadilla?

Una pesadilla es un sueño que provoca temor en los más pequeños pero a la luz de un análisis psicológico son mecanismos útiles donde el niño evacua los conflictos del día. Muchas veces estos sueños angustiantes son el reflejo de las pulsiones negativas, angustia por algún rechazo,abandono, celos con los hermanos.

¿Cómo y por qué ocurren?

El pequeño llora, grita y se despierta angustiado y en muchos casos recurre al socorro de los padres para calmar su malestar. Tú debes hacer que vuelva a dormir, explicarle que sólo fue un sueño y que nada malo le va a ocurrir.

Ahora bien, si estos sueños fueran algo cotidiano y se volvieran reiterados deberías ver cuál es la causa. Quizá el pequeño tenga algún conflicto en su entorno que no ha revelado y aparece cuando duerme. En primera instancia plantear esta situación con su médico pediatra podría ser la solución. Si el conflicto no cesara y el niño siguiera padeciendo pesadillas quizá sería hora de consultar con un psiquiatra infantil.

¿Qué hacer?

En primera debes consolarlo e intentar que entienda que todo era producto de un sueño y que debe volver a dormir y que nada malo le ocurrirá.

No enciendas las luces por completo ya que eso podrá despertarlo y costará más que el chiquito vuelva a conciliar el sueño perdido. A la mañana siguiente pídele que te relate el sueño y vuelve a recordarle que es sólo parte de él, que nada de eso es cierto y que los monstruos de sus pesadillas no son reales.

Dialoga con tu hijo para conocer que lo aflige y porque motivo tienen estos sueños tan perturbadores.

Terrores nocturnos

Ocurren porque el cerebro del niño aun es inmaduro. El pequeño suda, llora, grita, se agita y en la mayor parte de los casos continua dormido. El caso es que sólo una parte del cerebro está despierta mientras el pequeño duerme. Muchas veces esto preocupa a los padres, que no comprenden la situación y se alarman.

Tú debes calmar al niño, puede intentar tener contacto físico con el, acariciarlo, hablarle suave o simplemente quedarte observando hasta que su respiración se serene y vuelva a descansar con tranquilidad. No te alarmes por esta situación, es algo que desaparecerá cuando el pequeño crezca.

Escribe un comentario »