Realiza una dieta exitosa

Presumida March 6, 2011 0

Si tienes planes de realizar una dieta para bajar o controlar tu peso, o si aún no terminas de decidirte a realizarla, existen algunos puntos básicos que debes tener en cuenta con respecto a la capacidad de saciar de los alimentos, ya que no todos sacian nuestro apetito de la misma forma y allí se encuentra una de las claves fundamentales del éxito o del fracaso de un programa alimenticio. Te contamos que debes tener en cuenta para no sufrir por hambre al ponerte a dieta.

 

No vamos a hablarte de soluciones mágicas para adelgazar, ni de control mental. Hay algo que debes tener en cuenta al elegir los alimentos de tu lista de permitidos y que es fundamental:

A igual cantidad de calorías, la capacidad de saciar de los alimentos es distinta, si eliges los que más sacian,estarás consumiendo un total de calorías menor, habrás obtenido los nutrientes  suficientes y no sentirás hambre, por lo que seguir adelante con tu plan será menos dificultoso.

Se pensó durante mucho tiempo que la capacidad de saciar de los alimentos estaba en relación directa con sucontenido calórico, el problema se suscitaba en que cuando se reformulaba una dieta y se ajustaban los valores y nutrientes necesarios para el organismo, los individuos aún habiendo consumido lo necesario seguían sintiendo hambre. Recientes investigaciones muestran que a igualdad de calorías ingeridas, unos alimentos sacian más que otros. Por lo tanto, si elegimos ingerir alimentos que sacian  menos el apetito, tenderemos a ingerir más calorías, pues en general comemos hasta alcanzar un cierto nivel de saciedad y este es un factor que influye muchísimo en la determinación de seguir adelante con la dieta o abandonarla, puesto a que caemos en el gran dilema: seguir comiendo y romper el plan o quedarnos insatisfechos, sentir hambre y minar nuestra voluntad.

Se realizó un experimento donde se evaluó a distintos individuos de ambos sexos que consumieron la misma cantidad de calorías pero de diferentes alimentos, y se valoró a continuación cada 15 minutos la sensación de saciedad que experimentaban. Se comprobó así que los alimentos que más sacian (recordemos, con igualcontenido calórico) son aquellos ricos en proteínas (pescado, carne, legumbres) pues los individuos que habían consumido estos últimos no sentían hambre y se encontraban satisfechos mientras que los otros, aun continuaban con apetito. En segundo lugar, también con una alta capacidad de saciar, los abundantes en fibrahidratos y aguafrutas, verduras, arroz, pasta y pan ( claro que estos últimos son los primeros excluidos en un plan de control alimenticio) Por último, los que menos sacian son los ricos en grasas: bollería, galletas y similares.

De lo anterior podemos sacar importantes enseñanzas prácticas para mantener la línea, pues parece evidente que, respetando siempre la necesaria variedad alimenticia que nos garantice una nutrición saludable, es preferible consumir más proteínas, fibra e hidratos y menos grasas, pues los primeros nos saciarán más y al final tomaremos en total menos calorías. Y si lo que queremos es comenzar un plan para bajar de peso, la recomendación siempre es concurrir a un nutricionista que luego de evaluarnos junto con nuestro médico nos ajuste un plan de permitidos del que nos percataremos de elegir en lo posible aquellos alimentos que aparte de nutrirnos no nos dejen con sensación de hambre.

Escribe un comentario »