Reglas del Feng Shui para decorar tu casa

Presumida November 5, 2009 0
Reglas del Feng Shui para decorar tu casa

El Feng Shui, “viento y agua”, es una tradición china que se basa en el equilibrio del ambiente y las energías invisibles de la naturaleza. En decoración, el Feng Shui se aplica con algunas reglas sencillas.

Una ola oriental que enriquece una decoración occidental. El Feng Shui, “viento y agua”, es una tradición china que se basa en el equilibrio del ambiente y las energías invisibles de la naturaleza. En decoración, el Feng Shui se aplica con algunas reglas sencillas.

El principio: equilibrio
El Feng Shui es una tradición china milenaria que busca el equilibrio de las energías que nos rodean. Se trata del arte de la disposición del entorno para crear un espacio ideal que favorece la salud, el bienestar y el éxito.
Su práctica se basa principalmente en los conceptos del Yin y el Yang, las direcciones terrestres y los 5 elementos (madera, agua, fuego, metal y tierra). Por ejemplo, el Feng Shui busca el equilibrio y la complementariedad de los opuestos (el Ying y el Yang). En casa, el objetivo es buscar el equilibrio para encontrar la armonía y favorecer el desplazamiento del qi (la energía vital).

Recomendaciones 
El Feng Shui se adapta a los materiales sintéticos contemporáneos. Por regla general, evita los ángulos agudos y aristas cortantes en las paredes, los muebles y los objetos. Cuidado con los rincones que “atrapan” la energía. Sobre todo, evita el desorden porque la energía no puede circular en una casa desordenada. Por lo tanto, ¡ordénala, tira lo que estorbe y haz sitio!

La entrada

Lo ideal es que sea espaciosa, despejada y luminosa. Puedes decorarla con plantas que emitirá una energía beneficiosa. Todo debe estar ordenado y olvídate de colocar un espejo delante de la puerta de entrada.

La Sala
Debe ser cálido y acogedor. Idealmente, se situará cerca de la entrada. La habitación debe estar bien iluminada y ofrecer la sensación de estar despejada.
Elije colores vivos y alegres e ilumina bien esta habitación. Evita los colores tristes y sombríos.
Dispón de una mesa baja y por lo menos dos sillones de cara a la alfombra teniendo cuidado de no colocar ninguno de los sillones de espaldas a la puerta.
Al colocar el mobiliario, abre los ángulos y no abarrotes la habitación con demasiados muebles. Si tienes una televisión, no orientes todos los asientos hacia ella, puesto que esto la convertiría en el elemento dominante. No escatimes en iluminación: todo aquello que inspire vida en esta habitación es positivo. También puedes escuchar música, colocar plantas verdes y agua (pecera, fuente), instalar una estatua o un cuadro representando una pareja de enamorados y un bonito ramo de flores.

El dormitorio 
Debe favorecer la energía yin relajante. A ser posible, esta habitación estará situada lejos de la entrada de la casa para aislarla de las idas y venidas. La decoración debe ser sobria. Idealmente, dispón la cama contra una pared sin ventana, en diagonal respecto a la puerta y reserva espacios simétricos a ambos lados de la cama para favorecer la armonía de la relación de pareja. Elimina los elementos que perturben el sueño: espejos, aparatos electrónicos, colores vivos, plantas, objetos del trabajo, lámparas de araña encima de la cama. No guardes más que uno o dos libros. Finalmente, no hace falta agua en esta habitación. Evita por lo tanto peceras y cuadros u objetos que representen el mar.

Los cuartos de baño 
Es preferible situarlas al fondo de la casa, pero en todo caso, evita que los baños estén en el centro de la habitación. El baño en Feng Shui debe ser lo más pequeño posible. Limpio, bien iluminado y poco decorado, con un espejo de cuerpo entero para poder observarse por completo y estirarse. En cuanto a los colores, deben predominar las armonías de azules, blancos, negros y verdes, en sincronía con el elemento del agua. Por último, ten cuidado con las filtraciones y escapes de agua: el agua podría acentuar las energías difíciles.

La cocina
En primer lugar, procura que la cocina esté siempre limpia y ordenada. No coloques el fregadero al lado de la cocina, menos todavía de cara a ésta. No instales las placas de cocinar en el centro de la estancia: esto supondría colocar el fuego en el medio de la estancia, una fuente de tensiones familiares. En resumen, el centro de la cocina debe estar despejado. Ten cuidado de no tener objetos cortantes (cuchillos) a la vista.
Asimismo, evita colgar cestas o flores secas, ya que todas las cosas colgadas “pesan” en la cabeza.

Escribe un comentario »