¿Te gusta que te muerdan?

Presumida August 19, 2009 0

“Cuando un hombre muerda fuertemente a una mujer, ella deberá corresponderle con el doble de fuerza. Si se siente muy excitada, de inmediato estallará una batalla amorosa. En ese momento tiene que tomar la cabeza del amante y besar su labio superior y, cerrando los ojos, seguirá mordiéndole distintos lugares del cuerpo sin importar que sea de día o estén en un lugar concurrido. Así el amor no decaerá aunque pase un siglo”

Este versículo del Kama Sutra es una muestra de la importancia que concede la tradición erótica hindú al arte del mordisco, una práctica que eleva el placer en las relaciones sexuales. La zona escogida, la forma y la intensidad del mordisco son factores a tener en cuenta cuando nos dispongamos a hincar el diente a nuestra pareja.

Cualquier parte del cuerpo susceptible de ser besada, puede ser también mordida. Al morder con las dos filas de dientes surgen unas marcas que el Kama Sutra llama Línea de puntos, cuando en el mordisco se emplean los dientes y los labios, la sensación se describe como Joya y Coral, donde los dientes son las joyas y el coral los labios. En esta práctica amorosa, la intensidad también da origen a dos tipos de dentellada: cuando los dientes dejan una marca roja sobre la piel se denomina mordisco Oculto, cuando los dientes dejan una leve hendidura, se llaman Dilatados.

La combinación de todas las variables que acabamos de describir nos dan los distintos tipos de mordiscos que Vatsyayana reflejó en el Kama Sutra:

Mordisco Clásico: Consiste en tomar entre los dientes una gran cantidad de piel.

Mordisco escondido: Cuando se muerde el labio inferior de la pareja, dejando visible la marca de la fila de dientes inferior.

El punto: es un leve mordisco en el que se pellizca un pequeña zona de la piel dejando una señal roja puntual.

La línea de puntos: Similar al anterior pero utilizando las dos filas de dientes para dejar marca. Las zonas descritas en el Kama Sutra para este mordisco son los muslos y la frente.

El Coral y la Joya: cuando se juntan los labios y los dientes.

La Línea de Joyas: cuando se emplean las dos filas de dientes.

Mordisco del Jabalí: Simula las huellas que este mamífero deja en el barro. Es un mordisco que simboliza la pasión de la pareja y debe aplicarse en los senos, en los hombros o en la espalda. Consiste en dejar un rastro de marcas pronunciadas próximas entre sí, a intervalos regulares.

La Nube Quebrada: para este mordisco bebemos separar los dientes para dejar señales irregulares producidas por el levantamiento de la piel en círculo. Al igual que el anterior, es una muestra de la pasión hacia nuestra pareja y debe hacerse sobre el pecho.

Cualquier momento del acto sexual es propicio para dar una dentellada, aunque es conveniente conocer los gustos de la pareja al respecto. Los mordiscos que se producendurante el orgasmo pueden hacer que sean más duraderos, sin embargo tienen un gran inconveniente: durante el orgasmo las mandíbulas pueden sufrir convulsiones de forma que es difícil controlar la presión, y eso puede doler.

Escribe un comentario »