El sindrome de excitacion sexual persistente

Presumida December 2, 2009 0

El Síndrome de Excitación Sexual Persistente (en inglés Persistent Sexual Arousal Syndrome, PSAS) es un trastorno que solo afecta a las mujeres y se refiere a una excitación genital espontánea y persistente, acompañada o no de orgasmos.

A diferencia de lo que se cree popularmente, el PSAS no está relacionado con ningún tipo de sensación de deseo sexual, ni tampoco con la hipersexualidad (también conocida como ninfomanía). Además, al ser un trastorno muy inusual, se sabe que las mujeres que lo padecen prefieren no hablar de ello, ya que lo consideran vergonzante.

Sobre este síndrome se conoce muy poco (fue descubierto por la Dra. Sandra Leiblun en el 2001), por lo que no se conoce con profundidad cuales son las causas. Se cree que tiene como consecuencia la irregularidad en los nervios sensoriales en las mujeres que atraviesan la post-menopausia o aquellas que están en tratamientos hormonales.

¿Cuáles son los síntomas del PSAS?

  • Excitación física muy intensa que puede permanecer por bastante tiempo, incluso días o semanas. El orgasmo puede calmar temporalmente los síntomas.
  • Las personas que presentan PSAS se excitan muy fácilmente y con situaciones muy comunes, como estar rodeada de mucha gente, viajar en coche, con las vibraciones del celular o el calor. Estas situaciones pueden agravar los síntomas iniciales haciéndolo insoportable.
  • Debilitamiento físico y mental.
  • Dificultad en lograr la concentración de las tareas cotidianas.

Aunque el PSAS no tiene cura, si puede tratarse. Inicialmente se puede anestesiar o enfriar la zona y proporcionar relajación en la musculatura del piso pélvico. También se recomienda un tratamiento psicológico.

Hay que tener en cuenta que las mujeres que sufren PSAS sienten que la enfermedad se ha metido profundamente en sus vidas, quienes tuvieron que dejar su trabajo e incluso hasta terminar con una relación de pareja. Son mujeres psicológicamente muy dañadas, que sufren depresiones y muchas de ellas hasta piensan en el suicidio.

Escribe un comentario »