A jugar en la cama con tu pareja

Jennifer Sanchez August 28, 2014 0
A jugar en la cama con tu pareja

1.La amante anónima.

Dejar mensajes en el correo electrónico o mensaje de texto en el celular, de nuestra pareja que nos identifique como su admiradora sin darnos a conocer. Desarrollemos pistas para que llegue a descubrir que somos nosotras, su vecina de cama, la compañera de su vida quien elogia sus encantos y anhela disfrutar de sus artes amatorias.

2. Anillo vibrador

Si no lo han probado, ¡corran por uno! El chiste es intentar diferentes posiciones y cambiar la intensidad, la vibración es increíble siempre y cuando el anillo esté topando donde debe. Platica con tu chico para encontrar la posición ideal en la que ambos se sientan cómodos, si no este aparatito maravilloso puede resultar en una baja erección para él.

3. El juego de pelota

Los hombres suelen quejarse de que las mujeres olvidamos los testículos durante el juego sexual. Sorpréndelo dedicándole unos minutos, única y exclusivamente, a esa área; juega con tus manos, con tu lengua, frótalos, pégalos a tu cuerpo, bésalos, has lo que quieras pero no los sueltes.

4. Corto largo

Un juego muy divertido que encontramos navegando en Internet: empieza dándole 9 succiones cortas a su pene, luego una más larga y profunda. Luego 8 succiones cortas y 2 largas. Luego 7 succiones cortas y 3 largas y así hasta llegar a 0. O al número que quieras.

5. Vibra sola

¿Tu chico está sentado viendo el fútbol y se rehúsa a mirar hacia otro lado? Juega con su mente: siéntate a una distancia prudente de él, de preferencia en un sillón que le quede enfrente usando tu lencería más coqueta; acomódate y enciende un vibrador. Regálale la visión de una sesión de sexo contigo misma. El resultado te sorprenderá.

6. Manos quietas, ojos vendados

Nada más motivante que desear algo y no poder tenerlo, ¿cierto? Un orgasmo que se hace del rogar te sabrá (y le sabrá) mucho más rico. La idea es hacer lo que él quiera pero SIN tocarlo. Pasa recorre su cuerpo con tus manos, tu cuerpo, una pluma, lo que sea, pero sin llegar a tocarlo. Para aumentar la intensidad trata vendándole los ojos.

Escribe un comentario »