Swingers!

Presumida September 2, 2009 0

Seguramente, esta puede llegar a constituir una de las fantasías sexuales, tanto de hombres como de mujeres, pudiendo quedar simplemente, relegado al plano de las representaciones mentales.

Pero lo cierto es que el swinging o el intercambio de parejas, es una práctica muy extendida y practicada por millones de personas en todo el mundo.

Este movimiento, surge durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los pilotos de las fuerzas aéreas y sus esposas, comenzaron a incursionar en esta práctica.

El swinging, lejos de ser un juego ocasional, más bien constituye un estilo de vida, y siempre dentro del marco de una pareja bien constituida, el swinging, consiste enintercambiar sexo o juegos sexualescon otras parejas.

Si bien, al intercambio de parejas, se lo relaciona más frecuentemente con el hecho de tener penetración, con algún miembro de otra pareja, ésta, tiene sus variantes, ya que se llama intercambio de pareja también, a las siguientes acciones:

- observar a otros mientras tienen sexo
– tener sexo con tu pareja, mientras te observan
– besar, tocar o acariciar a otra persona que no sea tu pareja
– tener penetración sexual con otra persona, aparte de tu pareja

Si bien se trata de una práctica liberalel swinger, al contrario de lo que se cree,tiene un gran respeto por su pareja y entre ellosla comunicación y la confianza es fundamental.

Para el swinger, tener sexo con otras personas, es una forma de enriquecer su vida sexual y la de su pareja, y no se trata de conseguir sólo la propia satisfacción.

Para aquel que quiera iniciarse en el intercambio de pareja, tiene que tener bien en claro cual es la finalidad que el swinging persigue, y no hacerlo por simple curiosidad, ya que de esta manera, podría llegar a poner en riesgo a la relación. Al margen que ambos,deben estar de acuerdo y manifestar pleno consentimiento, en esto no vale obligar o presionar al otro para llevarlo a cabo.

Sin dudas, el swingingno es para cualquiera y tampoco es apto para celosos, ya que a más de uno, la sola idea de compartir a nuestra pareja, o de imaginarnos a ésta teniendo algún tipo de roce con otra persona, nos puede llegar a ocasionar un ataque de furia.

¿Ustedes, intercambiarían a su pareja?; ¿se animarían a experimentar el swinging?, ¿ya lo han hecho y quieren contarnos su experiencia?

Escribe un comentario »